Magisterio alerta por albazo de Riquelme

Los disidentes magisteriales, maestros pensionados y en activo, que son mayoría absoluta y que están enojadísimos con el gobierno continuado de los Moreira y de Riquelme (que es más de los mismos), convoca a una REUNIÓN INFORMATIVA urgente, hoy a las 17.30 hrs., en el auditorio del Sindicato del IMSS (calle Manuel Doblado #567, entre Luis Gutiérrez e Ildefonso fuentes, Zona Centro, Saltillo).

Temas a tratar:
• Estado actual de los amparos promovidos
• Análisis y perspectiva de la prestación del servicio médico para activos y pensionados
• ¿Cómo defender MI DERECHO a recibir atención médica? La ruta legal

Firman: “por nuestra salud y la de nuestra familia, ¡ACTUEMOS YA!
Asociaciones y Grupos de trabajadores y Pensionados agremiados a la Sección 38, integrantes de la Coalición de Trabajadores de al Educación Pública de Coahuila.

“La crisis del servicio médico se agrava. El gobierno del estado y los líderes sindicales preparan la aplicación del NUEVO ATENTADO a la salud de los trabajadores de la educación”. 

La historia

Los golpes a los profesores se viene resintiendo desde que Los Moreira tomaron el poder en Coahuila, traicionando al gremio y robándoles el dinero de los fondos de las pensiones y la salud.

Para lograrlo, Humberto Moreira empoderó a su hermano Carlos Ariel en las secciones magisteriales (38 y 5), y con el dinero robado a los metros (de su cuotas y fondos), untaron las manos de los líderes sindicales subsecuentes.

Luego, Rubén Moreira, heredero del poder de su hermano Huberto, continuó con el plan malvado: joder al Magisterio. Continuó el saqueo y exterminó a las clínicas magisteriales y promulgó una ley criminal. Una ley antimaestros.

Miguel Riquelme como fiel escudero de su mecenas Moreira, tiene como consigna aplicar la ley aviesa que Rubén y Chema Fraustro sacaron en lo oscuro para quitar a los maestros el derecho a la salud, y al gobierno eximirlo de garantizar los derechos sociales al Magisterio.

Los maestros de Coahuila sufren las consecuencias de su desunión. Son asaltados, sexenio tras sexenio, y siguen dejándose imponer líderes de sección. Si no se reúnen, se apoyan y gritan tan fuerte que se oiga en todo el país, seguirán hundidos (empobrecidos y muriendo sin pensión ni salud).

Comentarios

Artículos relacionados