¡Sistema de Protección!

Poner a Miguel Ángel Riquelme Solís en la gubernatura, cual barrera de contención (muda e inerte), fue un paso decisivo para construir un Sistema de Protección.

Para Los Moreira. Humberto, Carolina Viggiano y Rubén Moreira, urgía fuero. En tanto se hacían de él, requerían de la implantación de un sistema que los protegiera. Que allanará la salida sucia, la de su moreirato de doce años: de cajear la tesorería, de criminalidad auspiciada y de negocios ilícitos.

Y lo hicieron, por el fraude y el robo electorales, avalados por Enrique Peña Nieto.

Una vez impuesto al gobernador tapadera y cómplice (es parte toral del moreirato), había que modificar leyes y códigos e implementar un “Sistema Anticorrupción”, que se completara, con esbirros de Viggiano-Moreira y facultarlos para que protegieran a los gabinetes de los dos sexenios anteriores (repetidos en este) y que persiguieran a empresarios (proveedores) y a opositores al régimen y al PRI.

Crearon un Tribunal Administrativo repleto de incondicionales, construyeron un nuevo Código Penal para protegerse (en sus negras letras, dice que “no podrán ser juzgados por delitos electorales”, por ejemplo). Fingieron consultas y ternas para imponer a empleados de Los Moreira en las fiscalías (General y Anticorrupción). Todos, con sueldos onerosos. Todos protectores cual “perros fieles”.

El gabinete de Riquelme

Los ex contralores de Moreira (que, ciegos y mudos, dejaron de ver y de escuchar todo lo que limpiaron y validaron del robadero y las empresas fantasma), y los ex directores del corrupto SATEC (que vieron pasar los miles de millones de cuentas públicas a cuentas particulares, y a paraísos fiscales), fueron cubiertos casi todos en cargos estatales recientes y hasta en alguna rectoría universitaria.

Coahuila vive un moreirato continuado, solo que sin el apellido maldito. El resto de Moreira, 6 hermanos más (aparte de Humberto y Rubén) y una suerte de cuñadas, parientes y descendencia, andan en las dobleteadas nóminas estatales (o jubilándose generosamente) o en los negocios fantasma. Algunas parientes políticas están metidas hasta en los paraísos fiscales.

Ni el 1% del gabinete de Riquelme es de gente “nueva”, ajeno a los gabinetes de Humberto, Jorge Torres y Rubén. Son más de los mismos.

Comprando voluntades

Así como el dinero del robo de la historia sirve para comprar voluntades en la cúpula nacional, también es usado para el maquillaje de estadísticas y reportes nacionales de desarrollo social, de pobreza, de deuda, de salud, de vivienda, de calificación crediticia, etc. Nada es verdad y la gente lo sabe, nuestra entidad no pudo crecer ni mejorar porque el dinero pagaba intereses de la deuda y se hurtaba a manos llenas.

Para salvarse, han enriquecido con el dinero del soborno y del robo, a una generación de la escuela del crimen que crearon. Y por si todo falla (y pierde Meade como es claro y pierden la mayoría de lo competido en Coahuila), compraron Carolina y Rubén sus pases al fuero camaral.

Quitarles el poder

El mejor Sistema de protección es ganar elecciones. Si tu gente corrupta no está en los cargos convenientes, no podrás protegerte. ¿Cómo harán entonces ahora que, por el repudio social, pierdan la presidencia, las senadurías, diputaciones federales gubernaturas y alcaldías? Esto lo reflejan los sondeos a 77 días de las elecciones.

Es vital que la Iniciativa privada haga equipo y sea punta. Las cámaras empresariales de Coahuila, en alguna medida han solapado o ensalzado a estos criminales y en algunos casos, lo siguen haciendo. Son pocos los que cuestionan, de frente y con mensajes fuertes al gobierno. El poder de los empresarios unidos a la sociedad, es fuerte y debe capitalizarse por exhibir el Sistema de Protección. Hay serios organismos de la sociedad civil que deben unirse al propósito.

Estamos ahí (unidos a la causa) algunos pocos medios, digitales la mayor parte, que creemos y somos consistentes en el combate a la impunidad y a la corrupción.

Se pretende acotar a las redes sociales, es una ventana que mejora el aire social.

Ahí, en las redes sociales, en los medios éticos, en la sociedad civil comprometida, en los organismos empresariales honestos, en los ciudadanos que quieren un mejor estado para sus familias. Hay un vehículo idóneo, para acceder a un sitio mejor.

Por México ¡Por Coahuila, todo esfuerzo es poco!

Comentarios

Artículos relacionados