El fracaso no es para siempre

El fracaso es inherente a la especie humana. Hemos surcado los cielos sin tener alas y conquistado los mares sin poseer branquias. Hemos puesto al hombre en la Luna. Hemos derrotado enfermedades otrora mortales, vencido la oscuridad de la noche y doblegado los climas extremos. Sin embargo nos pasan de noche los innumerables descalabros tras cada una de esas historias de éxito.

El fracaso, en cualquier proyecto, siempre será un duro golpe. Si bien la adversidad está continuamente presente, lo relevante es nuestra reacción hacia ella. Meter un huevo, una zanahoria y unos granos de café en una olla con agua hirviendo, pone a prueba su esencia: el huevo terminará endurecido, impenetrable, pétreo; la zanahoria, reblandecida, débil, endeble; pero el café habrá logrado transformar su entorno en algo positivo, aromático y delicioso.

Son muchos los relatos de éxito, precedidos de tropiezos, en la historia de la Humanidad. Tomás Alva Edison erró cientos de ocasiones antes de perfeccionar la bombilla eléctrica, aunque él prefería decir que “no fueron mil intentos fallidos, sino un invento de mil pasos”. Desde emprendedores como Henry Ford o Steve Jobs, hasta genios como Albert Einstein o Stephen Hopkins, todos tienen en común amargos fracasos antes del triunfo.

Hay un caso en especial que siempre me ha llamado la atención, el de Abraham Lincoln. Desde temprana edad tuvo sus primeros reveses. Primero en los negocios y luego como granjero. Se aventuró en la política persiguiendo su vocación e ideales y perdió la elección a la legislatura local. Cuando finalmente consiguió la ansiada curul, perdió la votación para ser el líder (speaker).

Después de superar una profunda depresión, se postuló candidato a diputado al Congreso Federal. ¡Volvió a perder! Finalmente ganó, pero ya no pudo reelegirse por oponerse a la invasión norteamericana a México. Luego quiso ser senador y perdió en dos ocasiones; igual le fue en su aspiración para convertirse en vicepresidente. Cuando por fin fue electo presidente de los Estados Unidos, su país se fracturó en una sangrienta guerra civil.

Por fortuna, esta cultura de dar una connotación negativa a los fracasos ya comienza a cambiar. Para los emprendedores en Silicon Valley cada fracaso es otro trofeo en su haber y un estímulo más para seguir luchando.

Igual lo hizo Abraham Lincoln hace más de 150 años. Supo asumir sus derrotas, aprender de ellas y salir fortalecido para, al final, enfrentar la adversidad y transformar su entorno en algo positivo… Como el café con el hervor del agua.

Con su actitud dejó en el mundo una huella imborrable y una gran enseñanza: el fracaso no es para siempre.

Comentarios

Columnistas

Javier Rodríguez
El Kikapu
Marcelo Torres Cofiño
F.P. Olavarrieta
Pedro Martín
Adrián Garza Pérez
Roberto Salinas
Orestes Gomez
Rosa Esther Beltrán Enríquez
Rosa Ofelia Garza
Mercedez Guzman
Arturo Rodriguez
Enrique Martínez y Morales
Liliana Farías
Eleazar Rocha
Pamela Villarreal
Pbro Lic. Pedro Pantoja Arreola
Arturo González González
Roberto Adrián Morales
Eduardo Martínez Martínez
Óscar Sala
José García
Mago de Os
Héctor Laredo Martínez
David Guillen
Antonio Zamora
Natalia S. Verduzco
Magaly Sanchez
Alejandro Davila Flores
Víctor S. Peña
Paloma E. Cuevas Ramos
Gibran D. Flores
Carlos Gutiérrez Aguilar
Isabel Arvide Limón
Norma Alvarado "Normalidades"
Rosa del Tepeyac Flores Dávila
Armando De La Garza Gaytán
Raúl Sifuentes Guerrero
Dios Tolo
Editor Columnas de México
José Martínez M.
Fausto Destenave Kuri
Abraham Farid Gorostieta M.

Nuestra página de Facebook

Unable to display Facebook posts.
Show error

Error: (#4) Application request limit reached
Type: OAuthException
Code: 4
Please refer to our Error Message Reference.
Columnas_de_Mexico_logo_sm

Copyright 2018 Columnas de México ©;Todos los derechos reservados

Compartir