Inteligencia Emocional y Vida

¿Has tenido la sensación de enojarte en el momento correcto, con la persona correcta, por el motivo correcto y en la intensidad correcta?, cuando ello sucede enmarcas tu actitud con la inteligencia de la emotividad.

Acostumbrados únicamente a lo racional  nos da miedo a vivir las emociones y las terminamos administrando, según nosotros de manera apropiada. Por lo que una definición más actualizada, es que la inteligencia emocional consiste en la administración correcta y oportuna de las emociones, y representa la evolución de la inteligencia intelectual.

El psicólogo estadounidense Daniel Goleman realizó un estudio de las personas con un IQ muy alto, suponiendo que estas personas, al tener esta condición, tendrían que ser más exitosas y más felices pero, tras el estudio realizado, se dio cuenta de que la gente más inteligente no necesariamente es la más feliz ni la más exitosa. Y llegó a la conclusión de que las personas que administraban adecuadamente su estado emocional eran las personas que tenían mayores posibilidades para lograr recompensas tanto en el mundo externo (el éxito), como en el mundo interno, que tiene que ver con la calidad de relacionamiento que tenemos con otro ser humano, o sea, la felicidad.

¿Cómo puede una persona estar vinculado a la inteligencia emocional en el día a día?, no es simple, pero si posible cuando realizas 3 cosas: Conoces tus propias emociones.(Normalmente, tendemos a no identificar nuestros estados emocionales);Conoces las emociones del otro y tercero, Identificas claramente tus detonadores, ya que mis detonadores y los tuyos probablemente no sean iguales y ni siquiera se parezcan; de ahí que los problemas que podemos llegar a tener con otro ser humano sean complejos porque tal vez lo que a ti te hace enojar a mí no me incomoda y viceversa.

En este sentido, la empatía juega un papel muy importante, lo cual consiste en entender las emociones que vive la persona que tienes en frente. Se trata de manejar adecuadamente tanto tus emociones como las emociones del otro, lo cual beneficia a ambas partes e impacta positivamente en una compañía, haciendo referencia al terreno laboral.

Como bien decía Goleman, en esta era, los seres humanos somos analfabetos emocionales porque ni siquiera identificamos nuestras propias emociones básicas: el miedo, la alegría, la tristeza, el enojo y el amor. Debes hacer conscientes primeramente las emociones para, posteriormente, identificarlas en ti.

Es muy común que nos digan “¡pero no te enojes!” y contestemos “yo, ¿enojado? No estoy enojado”. Todos saben que estás enojado, menos tú, porque no puedes identificar en ti mismo tus propias emociones; vives en un estado de desequilibrio al negar tu propia emoción.

Si, al contrario, tienes la capacidad de decir “Sí, la verdad, me enojé” o “Sí, la verdad, tengo miedo de…” o “estoy triste porque…”, demuestras tu inteligencia emocional. No obstante, lo cierto es que algunas de las emociones las asociamos frecuentemente con un tema de debilidad: “tienes miedo porque eres cobarde” lo cual no es verdad. Valiente es el que actúa en presencia del miedo, a eso se le llama valor. Si no tienes miedo el valor no tiene sentido.

Tenemos frases arraigadas como “los hombres no lloran”, “el que se enoja pierde” y muchas más que provocan que neguemos, ya desde niños, nuestras emociones.

Si nos enojamos, sentimos que somos unos perdedores; en este sentido, existe un condicionamiento social que nos aleja de la vivencia autentica de la emoción, evitando transmitir que estamos enojados, tristes, preocupados, decepcionados. Y es importante reconocer que, a pesar de que transmitir tus emociones te vulnera de alguna manera ya que estás diciendo la verdad a la otra persona, no te debilita. Por lo que el primer paso para desarrollar la inteligencia emocional tiene que ver fundamentalmente con identificar tus emociones y se trata de un proceso continuo en todas las facetas de la vida.

La gente tiende a clasificar las emociones como positivas y negativas. “El amor es una emoción positiva y el enojo es una emoción negativa”. Eso no es verdad.

El amor es una emoción que te vincula con otro y el enojo es una emoción que te permite poner límites, por lo que enojarse está bien: si yo no sé enojarme, no voy a poner límites en las relaciones con las personas que me rodean; si pasamos por alto las actitudes que no nos gustan y nos hacen enojar, se van a volver a repetir. ¿Podrá entonces ese sentimiento vencer las tribulaciones?, la biblia da muestras de que solo con amor podemos resolver de lleno todas las cosas. ¿Que nos cuesta intentarlo?

Comentarios

Columnistas

Rosa Ofelia Garza
Javier Rodríguez
Rosa Esther Beltrán Enríquez
Arturo González González
Enrique Martínez y Morales
Liliana Farías
Marcelo Torres Cofiño
F.P. Olavarrieta
El Kikapu
Eleazar Rocha
Adrián Garza Pérez
Arturo Rodriguez
Orestes Gomez
Mercedez Guzman
Roberto Salinas
Pamela Villarreal
Pedro Martín
Roberto Adrián Morales
Pbro Lic. Pedro Pantoja Arreola
Eduardo Martínez Martínez
Óscar Sala
José García
Mago de Os
Héctor Laredo Martínez
David Guillen
Antonio Zamora
Natalia S. Verduzco
Magaly Sanchez
Alejandro Davila Flores
Víctor S. Peña
Paloma E. Cuevas Ramos
Gibran D. Flores
Carlos Gutiérrez Aguilar
Isabel Arvide Limón
Norma Alvarado "Normalidades"
Rosa del Tepeyac Flores Dávila
Armando De La Garza Gaytán
Raúl Sifuentes Guerrero
Dios Tolo
Editor Columnas de México
José Martínez M.
Fausto Destenave Kuri
Abraham Farid Gorostieta M.

Nuestra página de Facebook

Columnas_de_Mexico_logo_sm

Copyright 2018 Columnas de México ©;Todos los derechos reservados

Compartir