Vivir sin frutas ni verduras

Las frutas y verduras son nuestras grandes aliadas. Con pocas calorías, nos proporcionan una gran cantidad de nutrientes y las vitaminas y minerales necesarias para vivir y mantenernos sanos. Además, nutren no sólo nuestro cuerpo sino también nuestro lenguaje.

Las utilizamos continuamente en frases de todo tipo: motivacionales, “Si la vida te da limones, aprende a hacer limonada”; tendenciosas, “A tu amigo pélale el higo, a tu enemigo el durazno”; ilustrativas, “El que es-pera, desespera”; las que riman, “¿Qué te pasa, calabaza?”, hasta descaradas, como aquella atribuida a un político de la vieja guardia que decía “La moral es un árbol que da moras”.

Las frutas y verduras dotan a nuestro lenguaje de connotaciones únicas. Al destacar lo fresa de una amiga o lo mango o mamey de su galán, no es necesaria mayor descripción. Pero ojo, su aplicación es exclusiva del castellano y funciona, específicamente, para los mexicanos. A un conocido, que a la pregunta del vista aduanal de “¿Algo qué declarar?” respondió juguetonamente con un “Naranjas”, le desarmaron la camioneta… ¡Toma chango tu banana!

Al distraído que no entiende porque “está tragando camote” se le vuelve a explicar “con peras y manzanas”. Si de plano le vale “tres pepinos” y sigue en ascuas, o no se le entiende lo que dice por tener una “papa en la boca”, se le manda mejor “a freír espárragos”. Y a manera de defensa, el aludido pudo haber replicado: “¿Y tú vendes piñas en el mercado?”.

Las frutas y verduras juegan también un rol importante en la asignación de apodos. A los pelirrojos suelen referirse como zanahoria; tomate, a quienes exhiben las mejillas sonrojadas, o berenjena, a quienes tienen el cuerpo con esa forma. Otros sobrenombres vegetales van más orientados a la personalidad que al físico, como nopal, al baboso, o cebolla, al maestro que hace llorar a sus alumnos.

Para destacar la veracidad de un hecho se habla “al chile”; a un desgraciado se le llama el “hijo de la guayaba” o se le amenaza con “romperle su mandarina en gajos”. El que carece de dinero “no trae sal ni para el aguacate”, y quien tiene un gran reto debe “parir chayotes” para salvarlo.

Al punto más destacable o inesperado de un tema o evento se le suele llamar “la cereza del pastel”, y al niño se le conmina a dormir o dejar de llorar intimidándolo con un siniestro y aterrorizante personaje, “el coco”.

Y ni qué decir de su uso en los albures y la picardía nacional. ¡Es amplísima su contribución! Consumamos pues frutas y verduras, pues no sólo fortalecen nuestro cuerpo, sino que también hacen un tanto divertido nuestro léxico.

Comentarios

Columnistas

Mercedez Guzman
Pbro Lic. Pedro Pantoja Arreola
Javier Rodríguez
Enrique Martínez y Morales
Eleazar Rocha
Roberto Salinas
Marcelo Torres Cofiño
Pedro Martín
Liliana Farías
F.P. Olavarrieta
El Kikapu
Orestes Gomez
Adrián Garza Pérez
Rosa Esther Beltrán Enríquez
Pamela Villarreal
Rosa Ofelia Garza
Arturo Rodriguez
Eduardo Martínez Martínez
Roberto Adrián Morales
Arturo González González
Óscar Sala
José García
Mago de Os
Héctor Laredo Martínez
David Guillen
Antonio Zamora
Natalia S. Verduzco
Magaly Sanchez
Alejandro Davila Flores
Víctor S. Peña
Paloma E. Cuevas Ramos
Gibran D. Flores
Carlos Gutiérrez Aguilar
Isabel Arvide Limón
Norma Alvarado "Normalidades"
Rosa del Tepeyac Flores Dávila
Armando De La Garza Gaytán
Raúl Sifuentes Guerrero
Dios Tolo
Editor Columnas de México
José Martínez M.
Fausto Destenave Kuri
Abraham Farid Gorostieta M.

Nuestra página de Facebook

Columnas_de_Mexico_logo_sm

Copyright 2018 Columnas de México ©;Todos los derechos reservados

Compartir